Documento sin título
29/08/09 Adrokvs, nunca morirás

Lamentablemente hemos tenido que decir adios a un amigo, un joven de Puertollano de tan sólo 24 años que tras una larga enfermedad nos ha dejado. Es una muy mala noticia para empezar a trabajar tras las vacaciones y desde Deportellano nos unimos al dolor de la familia de Adrián Rodríguez Cota, a la que desde aquí, mostramos todo nuestro pésame. D.E.P

Desde hoy abrimos nuestro buzón [email protected] para quién quiera dar su último adios a Adrián y a la vez quiera dar ánimos a la familia. Es nuestro especial homenaje a a un gran seguidor de Deportellano desde nuestros comienzos.

Además, el historiador Luis Pizarro nos ha hecho llegar una última carta dedicada a Adrián que reproducimos a continuación,

ADROKVS, NUNCA MORIRÁS

Por Luis F. Pizarro Ruiz

Mi amigo Antonio Rodríguez me había avisado que Juan Antonio León Triviño había escrito una carta despidiéndote con la que se ponía el vello de punta (gran detalle el de Juan Antonio). Luego he estado en tu entierro y me he sobrecogido, recordándote a ti y viendo a tu padre, deshecho, lo mismo que el resto de tu familia. Y cuando te he mirado, y he visto la bandera de la Unión Deportiva Puertollano, la tuya, la nuestra, cubriéndote en tu adiós, me han acudido multitud de sensaciones. La pena era infinita, Adrián.

Yo era de los que te agradecía desde la distancia todo lo que hacías por nosotros. Desde la distancia porque nunca tuve ocasión de hacerlo personalmente al no reconocerte por el “nick”, y bien que lo lamento ahora, pero nunca pensé que te irías tan pronto. Y digo por nosotros, porque para los políticos de tu pueblo era un honor (al menos para algunos) recibir tus muestras de aliento en la red, leer tus comentarios de apoyo, ver tus escritos ayudándonos a seguir luchando. Y cada vez que lo hacías, yo te lo agradecía en el alma porque me sentía ayudado por ti. Por eso te daré las gracias siempre, estés donde estés, y se las seguiré dando a tu padre cada vez que lo vea, si eso le sirve para superar en algo la pena de que te hayas ido. Porque tu padre también merece nuestro cariño, aunque sólo sea por agradecerle el afecto con que nos saluda siempre.

Y luego está lo de tu bandera, la enseña que te cubrirá desde hoy, la de la UDP. Viéndola sobre ti se me han venido a la cabeza muchas cosas, pero sobre todo la del sentimiento azul que muchos llevamos metido hasta la médula, el mismo que tú llevabas. Era admirable verte defendiendo al equipo con tus palabras, dando un ejemplo impresionante de lo que tenemos que hacer todos.

Yo, que tantas veces (demasiadas) he tenido que escribir despidiendo a nuestros héroes desaparecidos, no pensaba que hoy tendría que escribirte a ti, tan joven. Pero quiero que sepas que por personas como tú merecerá la pena seguir luchando por defender al equipo de tus amores.

Quédate tranquilo Adrián porque recordándote a ti intentaremos que este sentimiento no desaparezca nunca, sencillamente porque si en Puertollano existe un club como la UDP, cuya bandera puede cubrir tu cuerpo exánime, ese club nunca, jamás, tiene que desaparecer, y todos tenemos la obligación de defenderlo y ayudarle, siquiera sea por honrar tu memoria, que lo hacemos desde este mismo instante.

Adrián, allá donde estés, te honraremos y no te olvidaremos. Y te dedicaremos los éxitos que puedan llegar, lo mismo que a otros que nos habéis dejado, físicamente, porque, descuidad, nunca moriréis porque vuestra vida ha sido un ejemplo para nosotros. Descansa en paz Adrokvs.