Documento sin título
Liga: Jornada 1 Grupo IV
  • Dorronsoro
  • Igor Cuesta
  • Marcos Suarez
  • Migui
  • Alex Fernández<46
  • Chota
  • Conget
  • Rubén<46
  • Noel Alonso
  • Andrés Ramos<70
  • Carrión
  • Landeira>46
  • Acorán>46
  • Curras>70
  •  
  • J.D. Pastelero
1
2
 
  • Calleja
  • Amores<81
  • Germán
  • Raúl Fernández
  • Manu Arias
  • Granada<91
  • Encinas<76
  • Ortiz
  • Raúl Medina
  • Tariq
  • Honorio
  • Pomar>76
  • Regino>81
  • Serrano>91
  •  
  • Jacobo Maestre
 
Incidencias

Estadio Álvarez Claro.Terreno de juego en buenas condiciones. 500 espectadores. Temparatura agradable. Como casi siempre, la Mini Peña Familiar estuvo en representación de la afición azul.

Árbitro:Santos Pargaña. Mostro tarjetas amarillas a Cuesta, Landeira y Chota por el Melilla y a Calleja y Jacobo Maestre por el Puertollano. Expulsó por Roja directa a Landeira.

Goles: 0-1 min 29, Encinas; 0-2 min 41, Tariq; 1-2 min 46, Landeira

JACOBO DEBUTA CON SONRISA
Inmejorable inicio de liga para el Puerto. Marcaron Encinas y Tariq.



 El comienzo de liga que cualquier aficionado hubiera deseado. La UD Puertollano agarra los primeros tres puntos en un estadio con fama de impenetrable. Los ha conseguido por varios aspectos pero principalmente porque ha jugado mejor donde los equipos ganadores deben hacerlo: en el centro del campo. Así de simple. No ha sido un partido brillante pero manaba seriedad. Hay una teoría, probablemente inválida, que dice que los partidos se pierden por la defensa y se ganan por la delantera. Sin embargo, el olvidado centro del campo es el verdadero ejecutor de las victorias y muchas veces, causante de las derrotas. Sí, el centro del campo es aquello que casi nadie sabe utilizar en un futbolín y muchas veces tampoco se utiliza con demasiada pericia en el fútbol grande. Con un maravilloso centro del campo- acompañado de tres magníficos ejecutores en ataque, eso sí-ganó España una Eurocopa. El del Puertollano no es de fantasía, tampoco la ocasión lo requería, pero ha sido un derroche de cordura. Granada y Raúl Medina han tardado unos veinte minutos en comprender el partido. Una vez hecho, se han dedicado a ganarlo. Como es natural, la tarea también necesitaba ejecutores.

ENCINAS EL REGENERADO

 Si generalmente los primeros veinte minutos del noventa por ciento de los partidos suelen ser un pestiño, los primero veinte minutos de una temporada pueden parecer un auténtico calvario que te hagan echar de menos a las quemaduras del sol y a las medusas. Los equipos se profesaban un respeto palpable por todos. El primero en perder el miedo, el Puertollano, avisaría con un disparo de Tariq que pasó rozando el larguero. El aviso llegó en el minuto dieciocho y significaba el toque de corneta.

 Pasaron poco más de diez minutos para que Encinas aprovechara un balón suelto casi al borde del área y de tiro raso estrenara el casillero de goles a favor en esta liga. Precisamente Encinas, jugador perteneciente a la rara especie de los regenerados. Especie con gente tan conocida como Amavisca o Zamorano y en esta temporada casos tan evidentes como Etoo o Maniche. Aquellos que tuvieron pie y medio fuera de la línea y que supieron engancharse a tiempo. El zurdo estuvo enormemente batallador, intercambiándose de banda constantemente con Ortiz y siendo un constante incordio para la defensa melillense. 

 El Melilla lo intentó por medio de Migui en una falta directa bien respondida por Calleja. No llegó el empate pero sí el segundo de los azules. Lo marcó Tariq, de profesión sus goles, picando de cabeza un saque de esquina lanzado por…, como no, Encinas.

DEMASIADAS IMPRECISIONES EN LOS LOCALES

 El Melilla acortó distancias al salir de vestuarios por medio del recién entrado Landeira. La remontada parecía factible pero los azules no perdieron la compostura. El juego se emborronó y el partido se pobló de tarjetas. Una roja, al propio Landeira por una entrada durísima a Granada.

 Los locales lo intentaban sin demasiada fe. Ni siquiera los ex Puertollaneros Andrés y Conget pudieron lucirse ante su anterior equipo. Pero por empeño consiguieron una última oportunidad cuando el partido moría. Calleja la sacó sobre la línea en plan salvador mientras la afición local pedía el gol.

 Son solo tres puntos, es verdad; nadie debe ilusionarse demasiado, también es verdad; pero la mayor verdad es que comenzar así es un lujo.

Gracias a la Mini Peña Familiar (Por las Fotos y por ser nuestros ojos en Melilla)